"An té nach bhfuil láidir ní foláir dhó bheith glic"


Céad míle fáilte!


jueves, 15 de diciembre de 2016

La IRPWA denuncia nuevos incidentes en la prisión de Maghaberry

Según la IRPWA, ayer por la tarde (el sábado) , al principio de las visitas, una funcionaria que tiene un largo historial de actitud muy hostil hacia los presos republicanos y sus familias objetó a Dee Duffy que estuviera hablando con un amigo que estaba en otra visita. Ella exigió que la conversación terminara inmediatamente y le dijo a Dee que ella le estaba dando una orden directa para sentarse. Cuando Dee no se apresuró a "obedecer" su orden directa, llamó al escuadrón de antidisturbios. El Escuadrón llegó rapidamente, pero para ese momento, a crédito de los Presos Republicanos, la situación se había calmado; Así que se fueron.

Poco después, la misma funcionaria se acercó a Dee Duffy y preguntó por la caja de chocolates que tenía con él para su pareja que aún no había llegado a la visita. ¡Ella le dijo que él no había hecho una petición para la caja de chocolates y exigió que los entregara! Dee se negó e inmediatamente llamó de nuevo al Escuadrón que se precipitó al ala.

Cuando los prisioneros republicanos, Sean McVeigh, Shea Reynolds y Jason Ceulmans intentaron resolver la situación, fueron inmediatamente atacados por el Escuadrón antidisturbios.

Jason Ceulmans fue golpeado con porras y arrastrado por el suelo sufriendo lesiones durante el asalto.

Los tres fueron arrastrados fuera del área de visitas.

Este ataque contra los prisioneros republicanos por el notorio Escuadrón Antidisturbios tuvo lugar a plena vista de los niños que visitaban a sus familiares. Un niño pequeño quedó visiblemente traumatizado al ver a su padre sufrir un ataque por parte del equipo de antidisturbios y luego ser arrastrado fuera de la zona de visitas.

Este incidente viene, según la IRPWA, tras una serie de incidentes que afectan a los visitantes de los prisioneros republicanos e incluso s sus abogados en las últimas semanas. La IRPWA está preocupada por lo que se está presenciando, que califica como un intento coordinado de los carceleros, para aumentar las tensiones y crear conflictos con los presos republicanos.

La IRPWA condena sin reservas la brutalidad infligida a los prisioneros republicanos ayer (el sábado) en Maghaberry y también está preocupada profundamente por la poca consideración mostrada con los niños que fueron testigos de la violencia.